Usted es un candidato que no me convence, le dice el líder de Antorcha Campesina a Del Mazo.

Manoteándole y golpeando el atril del evento, Aquiles Córdova, el líder nacional de Antorcha Campesina, organización históricamente priista, le dijo a Alfredo del Mazo que no era el candidato idóneo para gobernar el Estado de México, pero sin embargo era el menos peor. Aquiles es un viejo lobo de mar, es experto de la “extorsión” política y sabe que, hoy más que nunca, Del Mazo necesita los votos de los miembros de Antorcha Campesina si quiere tener alguna posibilidad de ganar la elección. 

“Vengo y lo digo de frente: lo apoyo porque es, perdóneme, candidato, pero quiero ser claro: porque es el menos malo de los que pueden gobernar el Estado de México. Así de derecho. Así de claro. Para que no nos andemos con medias tintas”, suelta, y cientos de antorchistas se ríen y gritan de regocijo.

“De la respuesta que nuestro candidato de ahora y en lo que hace falta de campaña, va a depender mucho la respuesta que reciba en votos del pueblo organizado en Antorcha Revolucionaria”, asienta.

Ante ello, Del Mazo contestó: “Sepan que tienen en Alfredo del Mazo a un gran aliado y que vamos a estar siempre trabajando de la mano con Antorcha Campesina para lograr sus causas, para defender lo que han construido y para crecer lo que con justa razón están buscando”.

Sin embargo, revira el líder de Antorcha: “No voten al primero que les regale una playera mugrosa que se despinta a la primera lavada o una gorra llena de piojos”, les pide Córdova. Los antorchistas sueltan la carcajada.

Con información de Reforma. 

00
Compartir