Vacuna, cáncer y consulta

Postigo

Por José García Sánchez

El dinero nunca ha sido problema para la adquisición de medicamentos contra el cáncer como aseguran algunos mal informados o mal intencionados. Si así fuera la oposición debería depositar dinero de sus prerrogativas como partido político para salvar a esos niños, cuya salud tanto les interesan.

La oposición no mueve un dedo cuando se trata de dinero, pero ahora es capaz de dar dinero para que se convenza a la gente de que no asista a la consulta.

Aseguran nostálgicos quienes quieren convertir a la democracia en una monarquía como la de los gobiernos del pasado, que el dinero dela consulta que según ellos dicen que son 500 millones de pesos, –ni siquiera el uno por ciento de lo que se robó cualquiera de los expresidentes en el banquillo—deberían aplicarlo a la compra de medicamentos, cuando, en muchos casos éstos ya están pagados. La escasez la crearon los laboratorios transnacionales y los intermediarios mexicanos que se quedaban con altas comisiones encabezados por políticos como Manlio Fabio Beltrones, Miguel Ángel Osorio Chong, Luis Videgaray, Roberto Madrazo Pintado, entre otros.

 S decir las negociaciones con los laboratorios de parte de estos y otros intermediarios, casi todos ellos funcionarios públicos eran parte de la cadena de corrupción y son los culpables reales del desbasto, quienes estarían también incluidos entre los que irían ajuicio según decisión de la población del 1 de agosto.

Todavía no se ha dado cuenta mucha gente que quienes están interesados en descalificar la consulta son los que están en la mira del juicio en su contra. Y acostumbrados a creer en los ismos que los engañaron, consideran que es mejor gritar en las calles “Quimios si, consulta no”.

Esta arenga que gritaban supuestos padres de hijos con cáncer por la calle de Juárez de la Ciudad de México, descubren lo que hay detrás de esas dos consignas que se politizaron antes de corregirse. Las medicinas están llegando de acuerdo al ritmo de su producción y venta. Las medicinas n salen de la lámpara mágica y se distribuyen.

Por otra parte, el grito de una veintena de simuladores padres de familia por las calles del centro dela capital, de “Consulta no”, implica y hace evidente para todos que la trampa está puesta, y que todavía hay ingenuos que creen y mal intencionados, voluntaria o involuntariamente, que propagan la idea de que no hay dinero para medicamentos y que la consulta es innecesaria y, además cara.

Hay un claro engaño que no se esconde en esa arenga de las calles, como si sólo hubiera 500 millones en el presupuesto del gobierno federal y la autoridad sanitaria dudara si los destina a medicamentos o a la consulta. La lógica no asiste a la oposición y sus voceros involuntarios, menos aun cuando se trata de una posición cómoda de criticar pero no dar un solo peso, ni siquiera prestado, a la estrategia de salud que tanto cuestionan, porque cuando se necesitaba dinero de inmediato fue en el momento de adquirir vacunas. Ahí no hubo un solo líder de la oposición que se moviera para adquirirlas, pero sí se han movido a favor de que puedan comprar las vacunas hospitales privados.

La vacuna, los medicamentos contra el cáncer y la consulta van caminando.

00
Compartir