Veracruz, en la mira de Trump

LÍNEA CALIENTE

Por Edgar Hernández* 

¿Estamos en las puertas de una quinta intervención extranjera?

Veracruz con siete Cárteles y colocada entre los mayores índices de criminalidad de la República, es sin duda un bocado apetitoso para los gringos.

Veracruz que aporta la tercera parte del agua a la república con 40 ríos, el segundo lugar en producción petrolera –tiene la mitad de las reservas de hidrocarburos- y con el sureste es el granero de México.

Es por tanto para los gringos objetivo fundamental.

Veracruz, con la segunda terminal portuaria del país y primero en recursos forestales, es la puerta de entrada de cuatro invasiones extranjeras.

Es, a no dudar, enclave para que los gringos instalen una base naval.

Veracruz es primeros en todo: Cítricos, una central nuclear, ganado de alto registro, café, caña de azúcar, productos que no le caerían nada mal a los pinches gringos para estacionarse so pretexto de la lucha contra los Cárteles.

Las reservas minerales de esta entidad son especialmente de tipo no metálico. Incluyen arena sílica, mármol, cuarzo, arena caliza, ópalo, azufre, caolín, estaño, hierro y cuarzo amatista. Los metálicos (oro, plata, plomo y zinc) se encuentran sobre todo en la región de los Tuxtlas.

Los suelos. Los suelos veracruzanos son muy fértiles; por tanto, su potencial agrícola es inmenso. Los principales productos agrícolas son el maíz y el frijol, pero también se cultiva café, vainilla, caña de azúcar, tabaco, plátanos, cocos y varios tipos de hortalizas.

¿Algo más?

Pues que le parece que le diga que son más de 3 mil kilómetros de litorales abundante en recursos pesqueros como atún, pez sierra, ostión, almeja, lisa, camarón, róbalo y sábalo.

Y la flora y la fauna, por decir lo menos, pues son muchos los animales silvestres que hacen vida en Veracruz. Algunos de éstos son jabalíes, coyotes, ocelotes, monos araña y pumas, que viven en varias partes del estado. También se encuentran aves como tucanes, búhos y pájaros carpinteros, iguanas y manatíes. Finalmente, la región de los Tuxtlas es hogar de los cocodrilos.

Así que la tropa gringa no viene de a gratis.

 

Ya se vio en Kuwait, al igual que en el medio oriente en donde luego de la guerra, se posesionaron e hicieron dueños del petróleo.

Más que Sinaloa, Guanajuato, Guerrero –solo en esta entidad hay 350 organizaciones criminales-, Veracruz, con siete cárteles reconocidos oficialmente, es estratégico como puerta de salida al mundo y puerta de entrada a la droga, que seguramente los norteamericanos controlarían desde México por el multimillonario negocio que representa.

Y es que es en Veracruz donde está asentado el mayor número de organizaciones criminales, versión sostenida por el gobernador Cuitláhuac García, quien entró en polémica con los periodistas si eran “seis o siete carteles” asentados en localizadas zonas de nuestra geografía.

En entrevista banquetera el pasado 30 de julio hizo varias revelaciones que seguramente tomó nota en su momento la Casa Blanca.

Aseguró que Fidel Herrera Beltrán pactó con los Zetas de quienes recibió miles de millones de dólares; sostuvo además que Javier Duarte se entendía primero con los Zetas y luego con el Cartel Jalisco Nueva Generación y que “Yunes pactaba con el crimen organizado y los dejó actuar”.

Los seis cárteles que admite el gobernador operan en Veracruz, son una realidad y no hay cómo pararlos. No hay capacidad humana. No hay infraestructura y “no tenemos capacidad operativa —reconoce el mandatario— para enfrentar al narcotráfico”.

Veracruz, por tanto, se coloca en el pódium de la criminalidad; en el primerísimo lugar en secuestro y en homicidios dolosos”.

Y en cuanto al número de cárteles nos vemos cortos ya que al “Cártel del Siglo”, el séptimo en el escenario veracruzano, cuya aparición se da al estilo de los violentos: dos cuerpos, dos cabezas desprendidas y un mensaje amenazador, se suma el incipiente Cártel de “El Castillo”, con sede a la salida de Alto Lucero.

Veracruz, por tanto, está en la mira de Trump y está en la mente de López Obrador, quien seguro tiene presente que por este puerto nos invadieron los españoles, los norteamericanos en dos ocasiones y los franceses.

El considerar los gringos a los carteles criminales como “terroristas” permite, de acuerdo a las leyes norteamericanas, invadir cualquier país, sin permiso de las autoridades nativas.

En Estados Unidos están en época preelectoral y nada mal les caería una guerrita con México que les dejaría pingües ganancias.

Por tanto, no se puede descartar una invasión gringa a Veracruz en donde no nos servirán ni las resorteras que porta la policía en Alvarado.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo

01
Compartir