Veracruz: la deuda y los 35 mil millones no solventado

Sucia su mano, Javier Duarte roba mal. No es fino. Sin obra, sin progreso, la deuda de su gobierno ronda los 100 mil millones de pesos, quizá más, y acusa la Auditoría Superior de la Federación que es Veracruz el peor estado a la hora de solventar cómo aplicó los recursos.

Tiro de gracia para el gobernador, acusado de desviar el dinero de las arcas, de sumir a Veracruz en un bache, lanzarlo al abismo, cancelarle el futuro.

Misil en Casa Veracruz, en palacio de gobierno, en la sede del duartismo, en el consulado en Barcelona, cuando está por dilucidarse si el PRI retiene el poder o la oposición, Yunes Azul, les habrá de aplicar la ley, obligarlos a regresar lo que han robado y remitirlos a una prisión.

Revela la ASF que Veracruz encabeza el cuadro de horror, primerísimo entre las entidades que no acreditan en qué se gastan los recursos federales —ojo, sin incluir qué destino le dio a los estatales—, que incumplen los procedimientos para resarcir el dinero a la Federación y que se hallan sujetas a denuncias penales por daño patrimonial, vía la simulación de reintegros.

Divulga que Veracruz tiene el peor desempeño en gasto federal. Cuando todas las entidades están por arriba de 72.6 en una escala de cero a 100 puntos en la aplicación del dinero que les envía el gobierno federal, Javier Duarte, su gobierno, sólo alcanza 52.6 puntos.

De las 32 entidades federativas, las cuatro más rezagadas son Jalisco, Baja California Sur, Michoacán y Veracruz, siendo ésta la número 32.

Tácitamente, la ASF exhibe al gobierno duartista. Las cifras corresponden al período 2011-2014 y en ella se advierte una debacle financiera.

Cita la ASF que en el período de 2011 a 2013, el gobierno de Veracruz presentó observaciones por 13 mil millones 456 mil pesos.

Para 2014, el monto observado por la Auditoría Superior de la Federación en relación a Veracruz fue de 14 mil millones de pesos.

Veracruz debió resarcir, aunque no se sabe si lo hizo o si incurrió en la trama de reintegrar y volver a tomar los recursos, la cantidad de 3 mil millones 148 mil pesos.

Por último, el monto de las denuncias penales que enfrenta el gobierno de Javier Duarte por “simulación de reintegros”, es de 4 mil millones 770 mil pesos.

Dice la ASF que el daño causado a la Federación por el manejo de los recursos entregados al duartismo es de 35 mil millones 421 mil pesos.

Qué aprendió, entonces, Javier Duarte en Madrid, en la Complutense,su doctorado cuestionado, pues mínimo debió aplicar racionalmente los recursos.

Devastadores los números, desnudan a un Veracruz que es líder en todo: posee el mayor monto auditado de 2011 a 2013, el mayor monto observado en 2014, el importe de los procedimientos resarcitorios y las denuncias denuncias penales por simular que devolvía dinero.

Esa es una. La otra también es financiera. Duarte no tiene freno si se trata de endeudar a Veracruz.

Recibió el gobierno con 35 mil millones de deuda, según el Plan Veracruzano de Desarrollo, que el mismo suscribió. Hizo crecer la cantidad a medida que se afianzaba en el gobierno, hasta alcanzar cifras descomunales.

Desoye a todos Javier Duarte. Advierten los economistas que el caos financiero provocará finalmente la parálisis del gobierno estatal, agobiado por la deuda que deriva de los créditos bancarios, la malversación de recursos, el saqueo insultante y la construcción de fortunas entre la pandilla duartista, los suyos, los cómplices.

Es la violencia y son los dineros malhabidos su Talón de Aquiles. En 2015, encarnizada la lucha por la candidatura del PRI al microgobierno de dos años, expresó el senador José Yunes Zorrilla que urgía ajustar el gasto, abatir el déficit de entre 700 y 800 millones mensuales, evitar el dispendio, aplicar un verdadero plan que ordenara las finanzas.

Le siguió el entonces diputado panista, Juan Bueno Torio. Acusó que la deuda no era de 40 mil millones como argüía Javier Duarte, sino de 80 mil millones.

A todos desoye el gordobés. Le sirve el Congreso cómplice para suscribir más y más créditos bancarios, los últimos presuntamente para matar la deuda que le viene de fidel Herrera.

Lo cierto es que pide más, aumenta la deuda pública y no se acredita que pague los pendientes.

Hoy son 121 mil millones de pesos, la mayor deuda del país entre las entidades federativas, impagable en el corto plazo, máxime que se desconoce el destino del dinero que atesora la mafia duartista.

Fidelista en los días del reinado de Fidel Herrera, duartista en los días de poder de Javier Duarte, siendo él senador, Héctor Yunes Landa ya es de los que suman al coro de la decepción por la deuda descomunal que enfrenta Veracruz.

“Lo que se sabe de manera oficial es que es de 50 mil millones de pesos, pero podría ser de hasta 100 mil millones. No lo sé con exactitud”, admite el cuasi candidato del PRI, Héctor Yunes, al gobierno de Veracruz, cuestionado por el reportero Pedro San Juan, de Imagen del Golfo.

Se puede revertir, añade Héctor Yunes. Pero no en el corto plazo. “Claro que sí se puede hacer algo para irla revirtiendo, no en dos años ni en seis pero se puede trabajar para ello”.

Su primo, Miguel Ángel Yunes Linares, precandidato de la alianza PAN-PRD, “Unidos para Rescatar a Veracruz”, fustiga a Duarte. Le recrimina que sólo en 2014 se halla robado casi 15 mil millones de pesos de fondos federales que debían destinarse a educación, seguridad y salud.

“Solamente a la Universidad Veracruzana, Duarte le debe más de 2 mil millones de pesos. ¿Cómo es posible que se roben 15 mil millones en un año y que no le paguen a la Universidad Veracruzana lo que le deben?”, señaló.

Categoriza al gobierno duartista de “sinvergüenzas y los sinvergüenzas tienen que ser juzgados. Y los sinvergüenzas tienen que devolver lo que se robaron. Que a nadie le extrañe que yo diga que voy a meter a Duarte a la cárcel”.

Y sentencia:

“Que devuelvan lo robado y que vayan frente a los jueces, eso es lo justo, eso es lo que la gente pide”.

Misil, pues, en Casa Veracruz. Golpe político en palacio de gobierno. Debacle en el centro de mando de la cofradía duartista, cuando la Auditoría Superior de la Federación revela que Veracruz es el peor estado en desempeño con recursos federales, que es el peor por observaciones en el gasto federal de 2011 a 2013, que en 2014 se robaron casi 15 mil millones de pesos, que simularon que reintegraban el dinero no aplicado y que tienen el récord de denuncias penales.

Grave cuando el propio precandidato priista niega la cifra oficial de deuda, los 50 mil millones de pesos de los que habla Javier Duarte, y plantea Que son 100 mil millones, quizá algo más.

Hasta para robar hay que tener gracia. Javier Duarte es burdo. Deja huella, no le cuadran las cuentas, engaña cuando dice devolver lo no aplicado y es pillado en la maroma.

Sucia su mano, Javier Duarte roba mal.

mussiocardenas.com

00
Compartir