Veracruz, tierra fértil para inversiones y el crimen organizado: empresarios

Coatzacoalcos, Ver.

La inseguridad que enfrenta el estado de Veracruz pone en riesgo las inversiones en materia energética que se prevén con la apertura del sector. Empresarios locales advierten que la situación geográfica de la entidad es estratégica, tanto para las inversiones trasnacionales como para el crimen organizado; denuncian que hay zonas como el norte, donde ya no se puede trabajar debido al asedio de las bandas delincuenciales.

También algunas cámaras debaten sobre la posibilidad de legislar para frenar la infiltración del crimen organizado en los municipios, como sucedió en el estado de Guerrero.

Zona estratégica petrolera

Veracruz forma parte de las entidades que tendrán proyectos de exploración y extracción de la ronda 1, las cuales realizará Pemex en conjunto con empresas privadas, a través de Contratos Integrales de Exploración y Producción (CIEP) y Contratos de Obra Pública Financiada (COPF).

De acuerdo a la calificadora Moody’s Investors Service, los estados de Campeche, Chiapas, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz recibirán mayores ingresos petroleros a mediano plazo.

Al menos en el papel, Veracruz tendrá mucha actividad petrolera y se desarrollarán muchos proyectos que darán empleo a empresas locales, principalmente en el norte de la entidad.

En el tema petroquímico, el sur de Veracruz vive un “boom” con el desarrollo de nuevos proyectos en el área de plásticos, con el arranque en 2015 del nuevo complejo que desarrollan las trasnacionales Braskem-Idesa.

El consorcio méxico-brasileño invierte en la construcción de dos las plantas de polietileno de alta y baja densidad, 4 mil 441 millones de dólares.

En la etapa de construcción se están generando 15 mil plazas de empleo y 3 mil en la etapa de operación. El proyecto permitirá a México sustituir importaciones de polietileno en el orden de mil 500 millones de dólares anuales, convirtiendo al país en un productor con estándares internacionales.

En la zona, empresas como Mexichem, Idesa, Cydsa e Innophos, están rehabilitando plantas para crecer su capacidad de producción y desarrollando proyectos de generación de energía, aprovechando los bajos precios del gas natural.

Pemex por su parte, desarrolla el proyecto de reactivación de la cadena de los fertilizantes rehabilitando las plantas del complejo petroquímico Cosoleacaque y de la empresa recién adquirida Agronitrogenados.

Estas plantas van a producir casi un millón de toneladas al año, con lo que se reducirán considerablemente las exportaciones en un orden de un millón 400 mil toneladas. Con estas inversiones, en el sur de Veracruz se estará concentrando el 70 por ciento de la producción petroquímica.

Bajo esta perspectiva, los empresarios locales advierten que la inseguridad es uno de los factores que pueden incidir en el desarrollo de los proyectos en la zona.

Raúl Ojeda Banda, secretario del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), refirió que la zona del istmo de Tehuantepec es un corredor natural del país, que sirve tanto para el traslado de productos y el transporte de combustible.

Debido a esto, han advertido que el índice de criminalidad se ha venido incrementando en la región, principalmente en los municipios que tienen redes de ductos importantes. “Se tiene que cambiar las estrategias o el puerto de Coatzacoalcos se volverá una zona muy peligrosa para vivir e invertir, estamos cansados, vemos muertos, extorsiones, robos, todo tenemos, pero las autoridades dicen que no pasa nada”, dijo.

Para Jorge Arboleya Pastrana, presidente del Consejo Coordinador Empresarial en el sur de Veracruz, la operación del crimen organizado y común ya comienza a limitarlos en su trabajo y muchos de ellos ya no participan en las licitaciones estatales y se limitan a su zona.

Explicó que las constructoras ya no trabajan en la norte de la entidad, ya que la situación de violencia que vive Tamaulipas por la disputa del territorio viene permeando hacia municipios como Poza Rica y Tuxpan.

Los empresarios de la construcción han advertido que los grupos de la delincuencia se roban su maquinaria y trabajan con ellas en empresas formales o los obligan a arrendarla.

En esta zona, señaló Arboleya, se pagan los derechos de piso y cuotas especiales de seguridad, además de que no se pueden denunciar los robos o irregularidades que se observan en los municipios.

“La situación en el sur de Veracruz no es tan crítica como en el norte, allá nadie habla de los problemas que enfrentan y ya no se puede trabajar, muchas empresas constructoras ya no buscan proyectos en Poza Rica o Tuxpan”.

De acuerdo a empresarios consultados en el norte del estado, las cuales se omiten sus nombres por seguridad, las cuotas van desde 10 a 30 mil pesos mensuales y en caso de proyectos grandes los pagos son aún mayores.

Aunado al pago de sobornos a autoridades municipales y del estado, las ganancias son menores.

“Tenemos conocimiento de que el crimen obliga a contratar a las autoridades personal de ellos para algunas áreas operativas, con el que mantienen el control, eso es algo que ya no se habla en las calles por temor”, denunció un empresario del norte.

En el sur de Veracruz, la situación aún no es tan crítica pero sigue el mismo esquema; en la industria se sabe de los pagos de cuotas que ya pagan las empresas que prestan servicio a Pemex o la industria privada, sólo para no ser secuestrados.

Los empresarios consultados refieren que además pagan cuotas especiales a autoridades como Tránsito, para poder circular por el municipio con carga durante el día sin ser molestados.

Temor de infiltración del narco

Los casos de infiltración del narcotráfico dentro de las estructuras municipales, como el que se presentó en el municipio de Iguala en Guerrero, preocupa a los industriales y empresarios del país.

La detención de José Luis Abarca, a quien se le señala como operador de un grupo de la delincuencia, puso en alerta a los sectores y se les está pidiendo a sus asociados que ayuden a impulsar leyes que establezcan controles desde la elección de autoridades municipales.

En una carta girada por Rodrigo Alpízar Vallejo, presidente nacional de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), a los asociados de Veracruz, los llama a “reflexionar de cara al proceso electoral federal que habrá de conformar la LXIII Legislatura, que la Agenda de Fortalecimiento al Estado de Derecho deberá ser una prioridad, más allá de la coyuntura”.

De acuerdo a la Canacintra, la discusión deberá enfocarse en la Ley contra la Infiltración del Crimen Organizado en las Autoridades Municipales, la creación de policías estatales únicas y la redefinición de competencias federales y del fuero común.

“Si algo nos deja como lección los últimos meses, con la tan mencionada crisis de credibilidad, es que no podemos pensar en un México que se desarrolla a toda su capacidad si no hay un Estado de Derecho que lo sustente desde la célula territorial básica que es el municipio”.

Enoc Castellanos Férez, vicepresidente nacional de la Canacintra, señaló que se tiene que trabajar en mejorar las condiciones del país, sobre todo en materia social y política, para frenar la descomposición.

A pesar de la crisis social que enfrenta la Federación, y en especial el estado de Veracruz, consideran que las inversiones no se frenarán pero no se desarrollarán de la forma en la que se esperan.

(Con información de La Jornada Veracruz)

00
Compartir