Verdad lisa y llana

Por Alberto Woolrich Ortiz

El Primer Magistrado de la Nación, Andrés Manuel López Obrador, y su gavilla de funcionarios del ámbito de procuración e impartición de justicia, no han obtenido, no han sabido, no han querido, no han logrado, no han intentado ni con hombría, ni valor desvincular el fenómeno de la corrupción de ésta Cuarta Transformación de la República, no obstante las múltiples y reiteradas demandas del México pensante.

Alejandro Gertz Manero persiste en ocultar a toda costa y con todo tipo de chicanas, artimañas y ardides los evidentes actos delictivos perpetrados por la delincuencia del poder, omitiendo indagatorias. Su actuar y no actuar en actos de evidente y trascendente corrupción son notables y evidencian complicidad con  muchos de esos forajidos del poder, arrojando como consecuencia de ello un supremo insulto a México, a la justicia, a toda verdad. Se acabó, nuestra Patria ostenta ahora esa mancha en sus pendones y la historia jurídica nacional se sabrá que semejante estupidez y desvarío ha sido posible bajo su encomienda como Fiscal General de Justicia.

La Abogacía Independiente, no será ni cómplice, ni comparsa de ello, sus togas continuarán exigiéndole su inmediata dimisión, seguirán evidenciando su notoria ineptitud, con toda la fuerza que le concede la libertad de expresión inserta en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, seguirá exponiendo el rechazo a su incorrecto y delictivo proceder.

Ante todo, la verdad que prevalece sobre esa corrupción que demerita a nuestra justicia. Las carpetas de investigación de Alejandro Gertz Manero, no hablan de nada que a un juez de control le sirva para poder condenar basándose en esas constancias producto de su ignorancia e inequidad. La Academia de Derecho Penal duda que togas honradas del Poder Judicial Federal puedan analizar sin que su conciencia se indigne por su manera de pretender procurar justicia.

El fenómeno de la corrupción en los linderos de la justicia no es caso nuevo, proviene desde la época de Carlos Salinas de Gortari y por décadas se han venido arrastrando señalamientos e imputaciones contra la narcopolítica. Procuradores van y vienen y no se actúa para meter a  la cárcel a esa figura prominente y responsable de ella.

Esa verdad, esa justicia que con tanta pasión anhela México no ha llegado, ni llegará con Alejandro Gertz Manero. Verdad pura y simple. Verdad espantosa que quedará siempre como una mancha de estiércol humano de ésta Cuarta Transformación de la Nación.

Es cuanto Andrés Manuel, Usted se convirtió en esclavo de la corrupción y de aquellos que le rodean.

__________________________________________

Lic. Alberto Woolrich Ortiz

Presidente de la Academia de

Derecho Penal del Colegio de Abogados de México, A.C.

00
Compartir