Xalapeños menores de edad secuestraron y mataron a alumno del ITESM

Uno de sus compañeros del bachillerato encabezó el plagio y otros dos lo llevaron a Veracruz donde lo asesinaron

La Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI) confirmó que uno de los compañeros del estudiante del bachillerato del ITESM, Antonio Sebastián Préstamo Rivera, fue quien lo secuestró en complicidad de dos menores más que continúan prófugos.

El probable responsable fue detenido en la ciudad de Puebla este sábado 21 de febrero. Trascendió que responde al nombre de Edson N., de 17 años de edad, y de acuerdo con el titular de la DGADAI, Fernando Rosales Solís, está relacionado con otro plagio cometido en Xalapa, Veracruz, de donde es originario.

En conferencia de prensa, el funcionario precisó que el móvil del crimen fue el secuestro, pues el ahora detenido, un primo y un amigo -también menores de edad y originarios de Xalapa- privaron de la libertad a Sebastián y luego exigieron a la familia un rescate de 15 millones de pesos, aun cuando ya habían asesinado a la víctima.

En sus primeras declaraciones, el menor mencionó que decidieron matar a Sebastián porque lo conocía perfectamente y temía que lo delatara. Por ello primero le quitaron la vida y después iniciaron las llamadas de negociación con los familiares.

Según las investigaciones, la tarde del pasado 6 de febrero, Sebastián salió de la escuela junto a uno de sus compañeros. Su destino era llegar al Hospital de la Beneficencia Española para ver a su mamá que se encontraba internada.

En el camino hizo escala en un establecimiento de venta de alimentos ubicado en la entrada del fraccionamiento Lomas de Angelópolis. Minutos después, sus familiares hablaron con él por teléfono para saber dónde estaba y les comentó que se encontraba a unas cuadras del hospital, pero nunca llegó.

A las 9:30 horas del día siguiente, la familia recibió la primera llamada de los captores que exigían 15 millones de pesos para liberar a Sebastián. Ese mismo día, las autoridades de Veracruz se comunicaron con sus similares en Puebla y les informaron del hallazgo de un cadáver con las mismas características que el joven desaparecido en esta ciudad.

El cuerpo de Sebastián había sido localizado en el paraje “La Curva Z”, en el municipio de Yecuatla, donde fue abandonado por los homicidas después que le infirieron varias lesiones con arma blanca. Días después, el 13 de febrero, la Unidad Antisecuestros de Veracruz encontró el vehículo de la víctima, marca Mercedez Benz, color gris plata, con placas de Puebla, el cual estaba en el estacionamiento de un negocio de comida de Xalapa.

Tras diversas diligencias e indagatorias, en las que también colaboró el ITESM, se estableció que cuando Sebastián salió de Lomas de Angelópolis, después de comprar comida para llevar, su acompañante le pidió en el camino que subieran a dos “amigos” más y que los acercara a su casa, a lo que la víctima accedió porque le quedaba de paso para dirigirse al hospital.

Una vez que arribaron cerca del punto, en el fraccionamiento El Molino, frente al Tecnológico de Monterrey, campus Puebla, la víctima detuvo el auto para que descendieran. Entonces, los dos pasajeros que se encontraban en el asiento posterior, amagaron y sometieron al joven trasladándolo a la parte trasera de la unidad. Uno de ellos tomó el control del volante mientras que el compañero de la víctima los fue guiando hasta la autopista México-Puebla, con dirección a Veracruz, donde luego se bajó para regresar a su casa e informarles lo que pasaba respecto al tema y así mantener el control de la situación.

Posteriormente, los dos menores que llevaban a la víctima privada de su libertad se dirigieron a Veracruz, en donde tras matar a Sebastián abandonaron el cadáver en el lugar antes mencionado. Todo ello se lo hicieron saber al amigo de Sebastián, con quien hablaban con frecuencia, ya que este último les informaba de lo que se enteraba sobre la búsqueda del joven y sobre lo que la familia hacía al respecto.

Los cómplices del detenido están prófugos y son buscados en el estado de Veracruz. Sus nombres y fotografías no fueron revelados por secrecía de las investigaciones y porque se trata de menores de edad.

Rosales Solís aseguró que el detenido y estos dos jóvenes están vinculados con otro secuestro ocurrido en Veracruz, en donde fueron reconocidos por la víctima, quien escapó de su cautiverio.

(Con información de e-Veracruz)

00
Compartir