Y resulta que las pilladas de Javier Duarte no existen

Sólo Jesús, los santos y Javier Duarte hacen milagros. Los mejores son los del gobernador. Donde no hay obra, la inventa; donde hay corrupción, abunda la gracia; donde había boquetes financieros, hay cuentas claras. Son los milagros de San Javier.

Brinca al ruedo el gobernador de Veracruz y dice que no, que siempre no hay órdenes de aprehensión, que todo fue una treta política, que su gobierno está más allá del bien y del mal, que las inconsistencias las acreditó con obra y números negros.

Usa el aparato de poder, las luminarias, el foro de la adulación, la mano de los textoservidores, los espacios y tiempos en los medios de comunicación con los que aún tiene convenio, para gritar que nunca se tramitó una orden de aprehensión contra funcionarios de su maltrecho gobierno.

Javier Duarte habló el lunes 22. Convocó a la prensa muda. Ahí estaban los reporteros pero no podían preguntar. Indigno rol cuando el periodismo se nutre del cuestionamiento, la palabra para saber, para explicar y para persuadir.

Les dijo a los periodistas que su gobierno solventó las inconsistencias detectadas por la Auditoría Superior de la Federación, algo así como 5 mil millones de pesos no justificados, no sustentados con documentación que avalara que se habían realizado las obras y canalizado las acciones para cumplir con los programas federales.

Se ufanaba que todo lo denunciado por la Auditoría Superior de la Federación se había derrumbado. Acudió su gobierno a las instancias de la PGR y acabó con la sospecha del peculado, el mal uso de recursos públicos de origen federal “al comprobarse la correcta aplicación de los fondos federales citados”. Ajá.

Milagrazo, pues, en el centro de poder duartista. Aseguraba tener en sus manos la evidencia. Exhibía carpetas y papeles, supuestos documentos que acreditaban su dicho, el argumento del que nada teme pero todo debe.

Decía el gordobés que se había solventado la aplicación de los recursos destinados a Seguro Popular y el Fondo para la Educación Básica y Normal.

Ya no habrá verdades a medias, contaba Javier Duarte ante la incredulidad de todos, incluido el séquito y la pandilla, los suyos. No habrá “mentiras disfrazadas de mantos legaloides”. Ajá.

Había que verlo. Sacaba sus dotes de actor. Vestía el traje de la honestidad, el manto de la pureza, la luz de la verdad. San Javier, pues.

Admitía la existencia de denuncias penales contra funcionarios de su gobierno, que se sobreseyeron, que se dejaron sin efecto, porque el milagro de las cuentas alegres acabó con la acción de la justicia.

Nadie sabe qué punto de la historia transformó la realidad. El rosario duartista provocó un milagro sin precedente, la corrupción suplantada por la honestidad, el maquillaje de las cifras, los números rojos pintados de negro.

Apenas el 5 de junio, La Jornada Veracruz exhibía una verdad demoledora: el gobierno de Javier Duarte no había podido soportar las inconsistencias señaladas por las indagaciones de la Auditoría Superior de la Federación. Citaba la respuesta a la solicitud de información 00017715, fechada el 27 de mayo de 2015. La información es la siguiente:

“Todas las observaciones e irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) al gobierno de Veracruz en el informe de la cuenta pública 2013 están aún sin ser solventadas por la Contraloría General del Estado (CGE); se advierte que será la instancia federal la que en breve anunciará las responsabilidades contra los servidores públicos involucrados.

“A pesar de que hace un par de semanas el contralor general Ricardo García Guzmán aseguró que había sido solventado el 90 por ciento de los más de 5 mil millones de pesos observados por la ASF, dicha instancia dio a conocer que hasta el último día de mayo el gobierno de Veracruz mantiene intacto su pliego de observaciones y recomendaciones.

“Esto se desprende de la respuesta que emitió la Unidad de Acceso a la Información de la Auditoría Superior de la Federación a una solicitud de información, en la que se le preguntó cuál es el estado que guarda el proceso de solventación del informe de la cuenta pública 2013 y si era cierto que se había logrado aclarar el 90 por ciento de las irregularidades tal como declaró el funcionario estatal.

“En la respuesta a la solicitud 017175 la Auditoría Superior de la Federación determina que hasta el 27 de mayo en que se elaboró la contestación, enviada el 31 de mayo, la cual establece que el gobierno de Veracruz mantiene intactas todas las observaciones que se dieron a conocer.

“De igual forma establece que aún está corriendo el plazo de 120 días para que se aclaren todas las inconsistencias, por lo cual no avala que haya sido solventado el 90 por ciento, como declaró el contralor Ricardo García Guzmán.

“Incluso la ASF da a conocer el listado de las observaciones e irregularidades pendientes para el gobierno de Veracruz, entre las cuales se encuentran: una recomendación y una promoción de responsabilidad administrativa sancionatoria referente al Subsidio a Entidades Federativas para el Fortalecimiento a las Instituciones de Seguridad Pública en Materia de Mando Policial; cuatro recomendaciones y cuatro solicitudes de aclaración del Programa de Tratamiento de Aguas Residuales.

“También está pendiente un pliego de observaciones del programa Reducción de la Mortalidad Materna; una recomendación de equipamiento de la Infraestructura de Salud Pública con recursos del Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular); tres promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria del Fideicomiso para el Desarrollo y Fomento del Deporte.

“Donde más se advierten irregularidades que no han sido solventadas es en el Fondo Regional del Estado de Veracruz, pues se contempla por precisar 10 recomendaciones, tres solicitudes de aclaración, un pliego de observaciones, una multa y cuatro promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria.

“De igual forma están pendientes dos pliegos de observaciones del Subsidio de y Ayudas Sociales del Ramo 12 a Entidades Federativas para el Sistema Federal Sanitario.

“La información dada a conocer por la Auditoría Superior de la Federación contradice completamente las declaraciones del contralor Ricardo García Guzmán, quien ha minimizado el proceso de solventación e incluso ha declarado que todo se encuentra aclarado en un 90 por ciento.

“La ASF precisó que cualquier acción que se haga por solventar las irregularidades detectadas en la cuenta pública 2013 por el gobierno de Veracruz, carecen de validez hasta que sea la instancia federal la que se pronuncie al respecto e indique si en verdad han sido aclaradas o están pendientes”.

Pero Javier Duarte dice que el gobierno de Veracruz cumplió. Y que también halló a los responsables del conflicto. Vía su contralor, Ricardo García Guzmán, acusa que 14 funcionarios y ex funcionarios fueron omisos, no aportaron la información para sustentar la aplicación de recursos, “le han fallado a Veracruz” y deberán responder por sus actos. Y así, los exhibe y los sacrifica.

Notiver dice que se aplicaron sanciones y se procedió contra “puro charal”, no peces gordos. Ellos son el ex contralor, Mauricio Audirac Murillo; subsecretario de Egresos de Sefiplan, Carlos Aguirre Morales; Juan Manuel Corral Verdugo, ex procurador fiscal; Jesús Guillermo Villegas Ríos, del departamento administrativo de la Secretaría de Salud; el contralor interno de la Secretaría de Seguridad Pública, Edmundo Sosa López; Jonson Margarito Reyes Ortiz, titular del Órgano Interno de Control en la Secretaría de Protección Civil; Oscar Javier Cárdenas Rodríguez de la Sefiplan y César Agustín Blancas del Orfis; Rosalba Aguilar Alonso, ex directora de Control, Evaluación y Auditoría de la Contraloría; Roberto Pérez Ramos, ex subdirector de Contabilidad y Control presupuestal de la Secretaría de Educación; Ricardo Calles Cruz, ex director de Control, Evaluación y Auditoría de la Contraloría; Jesús Villegas Ríos, ex director de Control y Evaluación de la Contraloría; Mariely Méndez Castillo, ex directora de Auditoría General de la Contraloría, y Adrián Bueno Bello, ex Contralor Interno de Servicios de Salud de Veracruz

Da atole con el dedo Javier Duarte. Son infantería pura. Los generales, pues, están de plácemes.

Que milagrazo el de Javier Duarte. Donde hay corrupción ahora abunda la gracia.

Resultó un santo fenomenal.

(Con información de mussiocardenas.com)

00
Compartir