“Yo seré el candidato, y ningún otro”

•Juan Bueno se destapa

NADA EN POLÍTICA ESTÁ ESCRITO

PASAMANOS: El ex diputado federal y exsenador, exdirector de PEMEX-Refinación con Vicente Fox, dos veces fallido aspirante a la candidatura panista a gobernador, panista de toda la vida sin bandazos ideológicos, Juan Bueno Torio está convencido de una realidad: “El candidato voy a ser yo y ningún otro”.

Tal cual se ha definido como el mejor postulante en el partido Acción Nacional, con todo y que su partido cabildea con el CEN del PRD una alianza electoral para el año entrante.

Con todo, incluso, que de acuerdo con la encuesta de los senadores priistas, Pepe Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, alternan posibilidades como punteros con el panista Miguel Ángel Yunes Linares, él mismito que persiguiera a perredistas en el Chirinismo y enviara a un club de gays en contra de Cuauhtémoc Cárdenas.

Según el cordobés tiene las mejores tablas para la nominación, entre otras, que él ha ganado elecciones en las urnas a diferencia de Yunes Linares, quien nunca, pero además, que cuando fue presidente del CDE del PRI perdió 107 municipios que lo descarrilaran por completo, primero, como dirigente tricolor; segundo, como aspirante chirinista a la gubernatura, y tercero, con la renuncia al partido fundado por Plutarco Elías Calles.

Panista de cepa y abolengo, Bueno Torio recuerda que en 1997 ganó por vez primera una elección de mayoría para su partido, el PN, y en el año 2006 fue el único candidato del PAN que ganara en Veracruz.

Pero además, según las versiones hacia el interior del partido azul estaría, digamos, tablas con Yunes Linares, quizá por arriba, en el liderazgo natural entre las elites y la militancia.

Y, por eso, nada fácil sería que aun cuando en la pasarela mediática el mundo apuesta a que Miguel Ángel sería el candidato, Bueno Torio diera una sorpresa descomunal.

Nada en política está escrito, y de la noche a la mañana han caído los imperios y emporios más fuertes.

LA TERCERA ES LA VENCIDA

BALAUSTRADAS: En la primera ocasión, Bueno Torio perdió la contienda interna para la candidatura a gobernador ante el neopriista Gerardo Buganza Salmerón y la segunda ante Yunes Linares.

La busca ahora por tercera ocasión, considerando, por ejemplo, y digamos, que Cuauhtémoc Cárdenas quedó en la cuarta nominación y nunca llegó a Los Pinos, aun cuando tanto Luz Inacio Lula da Silva y François Mitterrand obtuvieron la presidencia de Brasil y Francia en la cuarta pasarela.

Incluso, por tercera ocasión también buscará Los Pinos Andrés Manuel López Obrador, ahora por el lado de Morena.

Y, por tanto, si Bueno Torio tendría, digamos, segura la nominación (”El candidato voy a ser yo y ningún otro”), entonces, será cuestión de que siga cabildeando como hasta ahora, por más incluso que en el otro lado de la cancha piensen y sientan lo contrario.

Y más porque el cordobés ha sido militante del PAN desde siempre, y con todo y señalamientos ha salido bien librado, al grado de tener demandada a una reportera defeña que, de paso, terminara exiliada en el extranjero dadas las amenazas de muerte.

Oh paradoja, Yunes Linares también exilió a un reportero durante el Chirinismo, José Pablo Robles Martínez, del holding periodístico del “Diario del Istmo” e “Imagen”, y lo mantuvo en Estados Unidos durante dos, tres años, hasta que muchos años después fumaran la pipa de la paz.

SORPRESAS QUE DA LA VIDA

ESCALERAS: Según algunos panistas, Bueno Torio pudiera dar la sorpresa por lo siguiente, además:

En la locura por la candidatura a gobernador, un día, el diputado local y coordinador de la bancada panista, secretario General del CDE, Domingo Bahena levantó la mano diciendo que deseaba la nominación.

Luego, el ex diputado federal, Víctor Serralde Martínez, también la levantó.

Entonces, se suscitó un choque de intereses con el presidente, José de Jesús Mancha, por cierto, socio, aliado, de Víctor Serralde en una compañía constructora que en el felipismo fue privilegiada con los contratos de los llamados Pisos Firmes.

Según las versiones, las pasiones partidistas se tradujeron en un cisma, y tanto Serralde como Pepe Mancha agarraron otro camino y el PAN se fracturó.

Y en esa ruptura, unos, los menos, se fueron con el equipo de Yunes Linares, y los más, con el equipo de Juan Bueno, de tal forma que la balanza interna favorece al cordobés.

Por tanto, si la militancia panista es consultada para definir al candidato, Bueno Torio iría de gane.

Si por el contrario, se impusiera el dedazo de Ricardo Anaya, presidente del CEN del PAN, podría, digamos, beneficiar a Yunes Linares, por más que se haya comprometido con el grupo de Enrique Cambranis, que es el mismo de Juan Bueno, a una imparcialidad a prueba de bomba.

Y si la alianza electoral PAN y PRD cuajara por encima del bloqueo sistemático duartista, estaría por verse la decisión.

Igual que en el PRI, la moneda azul sigue en el aire, pero el tiempo electoral del destape se va acercando.

En realidad, la gran jugada estará, de entrada, entre el PAN y el PRI, a menos, claro, que de pronto surgiera un gran candidato independiente, que en ningún momento sería Gerardo Buganza Salmerón, y/o un movimiento de izquierda, digamos, con Morena, el Movimiento Ciudadano, y lo que resta del PT, con un gran candidato, capaz

de levantar expectativas y con un insólito respaldo popular, pues en política la lealtad es la más frágil de todas las virtudes humanas.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir