Yunes Linares ¿rentable?

Si alguno de los candidatos a gobernar Veracruz ha podido aglutinar voluntades en torno a su figura, a su trayectoria y hasta a su familia, es Miguel Angel Yunes Linares. Lástima que todas esas voluntades sean en contra del abanderado de la alianza PAN-PRD, quien un día sí y otro también ve cómo se le suman situaciones adversas que le están complicando cada vez más su pretensión de ganar la elección del 5 de junio.

Desde adentro y desde afuera, a Miguel Angel le llegan facturas y facturas que, incluso, han logrado poner en duda su permanencia como candidato de la coalición “Unidos para rescatar Veracruz”, un híbrido que de por sí nació en medio de turbulencias internas tanto en el Partido de la Revolución Democrática como en el Partido Acción Nacional.

Y es que aunque ahora Yunes Linares se presenta ante los veracruzanos como una opción para acabar con corrupciones e impunidades, quienes lo recuerdan en el ejercicio del poder no le conceden ni tantita confianza, a sabiendas de los actos absolutistas que lo caracterizaron en la época del chirinato, en la década de los 90.

Aún después de aquellos ayeres, Miguel Angel ha seguido inmerso en una permanente ola de señalamientos y acusaciones, que van desde la fuga de “El Chapo” Guzmán de Puente Grande, Jalisco, hasta multimillonarias transacciones cuando se desempeñó como director del ISSSTE.

En 2010, los desacuerdos que generó dentro del PAN veracruzano al obtener su nominación a la gubernatura, motivaron la salida de Gerardo Buganza, quien en aquel momento representaba un fuerte e importante capital para el panismo jarocho, que fue puesto de lado por el voluntarismo presidencial de Felipe Calderón y la benevolencia de su esposa Margarita Zavala, quienes después recibieron el amargo pago de la traición que hoy le hacen saldar a Yunes Linares.

Hace pocos días, en una charla con columnistas, Alba Leonila Méndez Herrera, abanderada a la gubernatura por el PT, narró algunas otras aventuras de Yunes Linares, aventuras que ella vivió en carne propia pues durante años fue una distinguida militante del PAN, partido al que ahora dejó igualmente gracias a Miguel Angel, a quien también hará sentir el placer del desquite en esta contienda.

Otro más que va en caballo de hacienda para restarle votos a Yunes Linares es Juan Bueno, relevante miembro de Acción Nacional, al que renunció hace unas semanas por desacuerdos por el abanderamiento del choleño. Ahora, con la etiqueta de independiente, el empresario cordobés va también al desquite.

El Partido Encuentro Social (PES) encontró su candidato a gobernador en otro cuadro ex panista muy resentido con Yunes Linares, el ex dirigente estatal Alejandro “El Pipo” Vázquez Cuevas, quien imposibilitado para la victoria electoral, sin duda jugará y apostará por la derrota de Yunes Linares.

Aunque parecen muchos, no son esos todos los frentes abiertos en su contra por Miguel Angel. Aún hay más. Por ejemplo, su rivalidad con el propio gobernador Javier Duarte y con su primo, el candidato priista, Héctor Yunes, quien hace algún tiempo aún se mostraba confiado en el respeto familiar, pero que al paso de los días ha comprobado de lo que es capaz su pariente.

Y la cereza del pastel ha salido ahora con el escándalo PanamaPapers, donde se señala a Omar Yunes Márquez, como uno de los evasores fiscales a investigar por las autoridades judiciales y hacendarias, situación que ayer mismo ya fue solicitada en las cámaras de Diputados por legisladores del PRI y PVEM y de Senadores (a través del perredista Armando Ríos Piter) y que ha motivado los más severos cuestionamientos, una vez más, sobre Yunes Linares y su familia.

¿Frente a este cúmulo de rivalidades, escándalos, denuncias e imputaciones, los panistas y perredistas aún verán rentable a Yunes Linares como su propuesta para gobernar Veracruz?

Por: Gabriel Arellano López / “Escenario”

00
Compartir